Venezuela, toda una cultura por descubrir.

Parece mentira que haya pasado un año ya desde que creé este blog, más por instinto que por otra cosa, pues mi intuición me decía: si hay libro on line, tiene que haber blog.

Como también me había dicho que no hay que ponerse una bolsa de plástico en la cabeza cuando te masturbas, y luego lo vi confirmado en un documental, le hice caso.

Are you sure, man?

Y es curioso también como las cosas van evolucionando. Pensado en un inicio para promocionar el libro (mucho antes de que aprendiera a abusar de los memes para rellenar entradas, como acabáis de ver más arriba en este mismo artículo) con insulsos post en los que ponía los puestos en el TOP 100 cuando Facebook, por algún avatar del destino, no me dejaba subirlas directamente desde el ordenador, y reseñas y comentarios sobre el libro que iban apareciendo en diferentes lugares, poco a poco fue convirtiéndose en un espacio de reflexión, motivado principalmente por algún que otro comentario de ánimo para que me soltara con los artículos algo excéntricos que han hecho honor al nombre del blog, convirtiéndose en verdaderas historias que no contaría a mi madre.

Sí, es gracias a vosotros, por y para vosotros, que comparto las locuras que se me pasan por la cabeza, y que normalmente no consignaría por escrito por pensar que no son del interés de nadie, y me limitaría a hablar de libros recomendados, de los 100 mejores libros de tal o cual género, etc.

Vosotros, los lectores y lectoras de este blog, sabéis que sois la fuerza que inspira esta bitácora virtual, vosotr@s sabéis perfectamente a quienes me refiero.

Así que desde aquí os doy las gracias por haberme animado, pues vuestro ánimo es el combustible que me hace continuar con esta locura que uno, a veces, no sabe muy bien a donde va.

Esperemos que a buen puerto.

¡Gracias!

Como se suele decir: “y que cumpla muchos más”.