¿Alguna vez te has preguntado como promocionar tus contenidos? ¿Acaso eres escritor y te preguntas qué puedes hacer para crear una plataforma de autor? En este artículo te cuento mi experiencia, con sus logros y tropiezos.

¿De qué va todo esto?

Hay veces en las que uno no sabe qué escribir, y para rellenar tiene que recurrir a chistes de lechugas.

Ese es el caso.

Aunque no viene del todo mal, porque este es un post bastante verde.

No en el sentido sexual, no te asustes.

Este es uno de esos artículos en los que te cuento las aventuras y desventuras que hay en el backstage de este blog, aunque prefiero usar la expresión “entre bambalinas”, o incluso “en la trastienda del blog”, que son más nuestras.

Es decir, te hablo de mi experiencia como blogger, porque quizás puedas sacar algunas ideas útiles, sobre todo de cosas que tienes que evitar, o al menos puede que te sientas identificado con mis vivencias.

Si además tienes la intención de crear una plataforma de autor para promocionar tus contenidos, ebooks o lo que sea, puede que saques alguna pista.

Aunque yo que tú lo vería más como un capítulo de Hágalo usted mismo Mr. Bean

Aunque quizás puedas, al menos, aprender cómo no hay que hacer las cosas.

Hace unos meses asumí conmigo mismo el compromiso de escribir tres entradas semanales.

El objetivo de esto era aumentar la visibilidad del blog en internet, para que fuera aumentando la audiencia.

¿Por qué?

Porque, de acuerdo con algunos expertos, la forma de promocionar contenidos es tener una plataforma de autor, cuyo principal escaparate es el blog.

Y un escaparate de nada sirve si nadie se pasea delante él y admira sus contenidos.

Por lo tanto, el principal objetivo de esta meta era aumentar la audiencia del blog hasta tener una audiencia mínima viable, que algunos cifran en 3000 visitas mensuales, es decir, una media de 100 visitas al día.

En lo que va de 2014, la media de visitas diarias está en 70, aunque fluctúan mes a mes.

Parece que voy encaminado, pero también parece que esto es un proceso lento, a largo plazo.

Una carrera de fondo.

Sin embargo, como habrás comprobado de unos meses a esta parte, no podido mantener el ritmo de tres entradas por semana.

Y es que el tema es complicado.

Teta y sopa no caben en la boca

Algunos dirían que dependerá del tamaño de la teta, pero lo cierto es que no caben, no.

Me explico.

El primer pilar, como decía, era alcanzar la audiencia mínima viable.

Pero para ello no basta con escribir con asiduidad.

Además hay que escribir contenidos que sean originales para google, para que los posicione bien, e interesantes para los lectores.

Parece un poco el anuncio del Kinder sorpresa:

Algo nuevo, bueno, y que tenga un juguete.

Con el pelaito que tiene el niño del Kinder, que dan ganas de meterle una bofetada.

One hundred per cent hostiable

Con esa caja dientes

Perdón, el niño del Kinder no tiene la culpa.

No es justo desahogar con él la frustración.

¿Y cual es el jueguete de nuestro kinder digital?

El valor añadido

Y es que no basta con escribir de forma asidua, contenidos que sean originales en la red y que interesen a los lectores.

Además hay que aportar valor añadido.

¿Y eso cómo coño se hace cuando escribes ficción?

La verdad es que todavía me lo pregunto.

En mis cortas entendederas pensé: ofreceré artículos que hagan disfrutar a la gente, y quizás, si les gustan, se decidan a leer mis libros.

Además pondré a disposición de los lectores ebooks y relatos gratuitos, en diversos formatos, para que se los puedan descargar sin problema.

Hasta aquí todo bien.

Pero, entonces, ¿de dónde saca uno tiempo para escribir?

¿Y de donde saco contenidos interesantes?

Bueno, contenidos interesantes se sacan de noticias relacionadas con el mundillo, estrenos de películas que sean versiones de libros, efectos secundarios de lesiones cerebrales varias…

Sí pero no.

¿Por qué?

Porque este tipo de contenidos atraen al público solo mientras son de actualidad, pero una vez pasado el estreno en cuestión o en cuanto la noticia deja de ser fresca, pierden su interés.

Resulta que ahora los expertos hablan de que los temas tienen que ser “evergreen”.

Usease, siempre verde.

¿De qué hay que hablar entonces? ¿De los cojones del increíble Hulk?

Que más o menos deben tener esta pinta

¿Hay que escribir artículos relacionados con el cultivo de marihuana?

¿Por qué todo es tan complicado?

Oh my goodness!

Ideón: pues voy escribiendo un libro relacionado con el misterio, en forma de artículos.

Lo llamaré Lo poco que sé del misterio, por ejemplo.

Prueba de portada 1 reducida

Ala, problema resuelto.

Espera. Resulta que el ritmo al que se escribe un libro no es tan rápido, si quieres que esté medio bien escrito, claro.

Añádele un apretón de curro en tu trabajo, que a fin de cuentas es lo que te da de comer y…. ¡Voila! Tenemos esta paja mental de artículo.

Bueno, al menos quien lo lea, si es avispado, podrá sacar algunas de las claves para hacer marketing de contenidos, al menos la teoría.

Porque lo que es llevarlo a la práctica….

¿Acabaré reduciendo las entradas a 1 por semana? ¿Seré capaz de mantener el compromiso adquirido conpigo pispo?

¿Servirá de algo?

¿Debería dejar de escribir y dedicarme a hacer ganchillo, o punto de cruz en su defecto? ¿Para hacer ganchillo se necesitan aguja e hilo, o solo un boxeador pequeñito?

Son tantas preguntas…

Wer weiss.

El tiempo dirá.

 A más ver

R. R. López