El otro día, gracias a mi amigo Juan, me llegaba un artículo de prensa.

Aunque a estas alturas del cuento parezca imposible, todavía hay cosas que te hacen volver a mirar la pantalla con incredulidad, para asegurarte de que es cierto lo que ven tus ojos, y exclamar: WHAT THE FUCK?

Si bien en los últimos meses el fenómeno 50 sombras de grey quedaba como claro campeón de la estulticia y la memez suprema al generar noticias como esta

Los bomberos de Londres se revelan ante los juegos de ‘Cincuenta sombras de Grey’. Piden precaución a los ciudadanos que practican sus juegos eróticos, ya que han atendido a 76 personas atrapadas por esposas.
http://www.antena3.com/noticias/mundo/bomberos-londres-revelan-juegos-cincuenta-sombras-grey_2013073100177.html
Cuando leí este artículo, vi que había una nueva abominación que superaba a la anterior, y no tuve más remedio que citar a Gandalf
—Huid! Es un enemigo que supera todos vuestros poderes.
Un tema, vamos. Y es que lo que mis ojos contemplaron, no tenía nombre, o sí. En mi memoria trajo ecos de una anécdota que se cuenta sobre un pueblo de la provincia de Córdoba, Montalbán, cuyos habitantes tienen un acento tan cerrado que cuando van a los bares piden un “dipeji”, o sea, lo que para el resto de los mortales viene a ser un Dic con pepsi.

 

Y es que el Dinoporno, contrariamente a lo que podamos pensar, no es un conjunto de películas para adultos en las que los protagonistas tan solo pronuncian la palabra “no”, no, qué va, ni mucho menos.
El dinoporno trata de novelas de… ¡¡¡¡PORNO CON DINOSAURIOOOOOOOOOOOOOOSSSSSS!!!!
Una muestra de lo que podemos encontrar en estas novelas tan potitas:
“Antes de que hubiera completado sus ritos de iniciación y ocupar su lugar como adulta, tuvo que ofrecer un sacrificio a la tribu. Beliria eligió cazar al más peligroso herbívoro de las parderas, el Triceratops. Ningún cazador solitario había podido capturar a uno de ellos, pero Beliria estaba decidida a ser la primera. Desnuda, sin comida, agua ni provisiones, Beliria marchó por el camino de los triceratops. Preparó una emboscada, una astuta emboscada, pero no lo suficientemente astuta. El ataque de Beliria hizo que el triceratops macho perdiera a su hembra. Ahora, quiere reemplazarla. Con Beliria”.
Al menos, la ventaja es que su amante ya trae los cuernos de serie. Eso simplifica las cosas.
Sí, podéis decirlo sin miedo:

SÍ KEANU, HÁS LEÍDO BIEN, PORNO DE TÍAS CON DINOSAURIOS.
POR CIERTO, CÓMO TENDRÁS EL CULO “PA” QUE TE PUSIERAN ESE NOMBRE

PA GUSTOS, COLORES, HIJO.

Y es que, al leer esta noticia, uno se pregunta si está leyendo EL MUNDO o EL MUNDO TODAY, o si han adelantado el día de los santos inocentes.
Pero para que veáis que no se trata de una coña marinera, aquí os dejo el enlace de amazon.com donde se pueden descargar los libros, aunuqe no os lo aconsejo:
http://www.amazon.com/s/ref=nb_sb_ss_i_2_6/189-9286185-0808951?url=search-alias%3Daps&field-keywords=taken%20by%20the%20trex&sprefix=taken+%2Caps%2C358
Además, uno de los libros tiene… ¡17 páginas!, manda huevos la cosa. De todas las opiniones que les ponen en la página os dejo la que me ha parecido más significativa de este fenómeno:
How to Write a Bestseller,
By Anastasia Beaverhausen
Step 1: Find something that no one is having relations with, such as a dinosaur, centaur, or toaster oven.
Step 2: Write and publish a 17-page ebook featuring someone having relations with that thing.
Step 3: Profit!
Lo que no entiendo es que la autora de la crítica les da una puntuación de 5 estrellas.
Lo mejor del artículo, desde luego, es un nuevo término que he aprendido, aunque mi subconsciente hacía tiempo que trataba de darle forma al concepto
Todo ello en plena era de la llamada ‘literatura chatarra’, novelas comerciales y generalmente mal escritas que, aún así, arrastran a millones de lectores a engancharse a un libro con ínfulas sadomasquistas, como ‘Cincuenta sombras de Grey’, de E. L. James.
No podía estar más de acuerdo.
Como diría Ramiro: Grotesquish.

Como última salida me aferro a pensar que esta moda solo puede triunfar en Estados Unidos, igual que la de ser serial killer, y que aquí, como mucho, y al igual que con los asesinos en serie, que hay alguno, pero no resulta un mal endémico, llegará de rebote .

Porque, claro USA es el mercado por excelencia. Pensemos que, según los datos de la Asociación Nacional de la Educación de Estados Unidos (NEA), que 57% de la población norteamericana acostumbra a leer.

Si la población actual de Estados Unidos es 316. 352. 320 de almas (lo cual no quiere decir que tenga que haber el mismo número de cerebros), más de 316 millones de personas, hay  180.032.0822 lectores. Ciento ochenta millones es mucha gente.

Esto refuerza la tesis de que, en estados unidos si te levantas a las 7 de la mañana y empiezas a dar carnets de tonto, a las 12 de la noche del día siguiente aún no has terminado y se te ha caído el brazo del sobreesfuerzo. Y es que los yankis lo tienen todo a lo grande.

Si escribes algo y consigues que le guste tan solo a un 1% de perturbados, que en todos los colectivos los hay, estamos hablando de 1.803.208 lectores, o lo que se viene conociendo como un pelotazo.

Al parecer, estas ligresas de la literatura comenzaron trasponiendo a las letras un género Hentai muy extendido, el shokushu goukan, o lo que es lo mismo, dibujos manga de criaturas tentaculares que se dedican a coger a mujeres indefensas y ponerlas finas, dejando una exploración de orificios de un agente de aduanas a la altura de un masaje relax.

Esta pobre no vuelve a pedir una tapa de pulpo a la feira

Y es normal que los dinosaurios estén cachondos perdidos, ya nos lo enseñaba Padre de familia:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=yAL72VB6IsM]

Aunque hay quien piensa que lo que narran estas novelas sería imposible, pero no por lo que cualquier mente sana pensaría (anacronismos entre la existencia de las dos especies, diferencias biológicas), no, que va:

Supongo que esto es otra forma de diporno

http://www.heavy.com/comedy/2012/09/did-homosexuality-kill-off-the-dinosaurs/

Conclusión: que a unos les da por perseguir aviones, a otros por peinar bombillas, y a otros por leer dinoporno.

Y la conclusión más importante: que tengo que sacarme el Advance y empezar a escribir literatura de dinosaurios zumbones en inglés.

Se me ocurren títulos como “El velociraptor follador”, “Ocus pocus, te la metió el diplodocus”,  “Orgía en el cretácico”, “Fue a Jurasic Park y le comieron lo de abajo” o “Para ser pteranodón tienes un viaje de po…”

ESTA ES UNA ESCENA DE “EL VELOCIRRAPTOR FOLLADOR”

Y es que, como decía el Guerrita, el torero, no el conflicto bélico, “Hay gente pa to”.

Así que, para no perder la oportunidad, me pongo a la tarea. Os dejo la sinópsis y un extracto de la que será mi primera incursión en el dinoporno, “El velocirraptor follador”.

EL VELOCIRRAPTOR FOLLADOR

EL VELOCIRRAPTOR FOLLADOR, EL PRÓXIMO ÉXITO DE LA LITERATURA DINOPORNOGRÁFICA. LA PORTADA ME LA HA DISEÑADO UN TUERTO DALTÓNICO QUE ES MUY MAÑOSO PA ESTAS COSAS

¿Os gusta mi seudónimo?

Sinópsis:

Jonasa Mongler Jinglor, una bella bióloga con un problema de represión sexsual derivado de haberse sentado por accidente encima de su chupete cuando era niña, decide prestarse voluntaria para probar una máquina del tiempo en aras de culminar su investigación: demostrar la existencia del ligre dientes de sable.

Sin embargo un accidente la llevará al Cretácico, donde, sin ropa, debido a la explosión del módulo espacio temporal, deberá sobrevivir usando sus armas de mujer para evitar ser devorada por el jefe de una manada de libidinosos velociraptores.

Novelaca. Os dejo un extracto:

El velociraptor emitió un rugido viril, mientras daba saltos, ejecutando un baile de cortejo parecido a una sardana. Jonasa notó como sus partes nobles devenían en humedales y, mordiendose el labio inferior (mientras se maravillaba mentalmente de lo Hiperguapo que era el dinosaurio),  se colocó en posición cuadrúpeda, con el rostro orientado hacia lo que en el futuro sería Cuenca, pero que en ese punto del Cretácico tan solo era un pantano de brea en mitad de la lujuriosa jungla verde esmeralda, y exclamó:

—Veloci, ¡”Jarrima”!, ¡”jarrima”!

Descarga historias que no contaría a mi madre

suscribete_boton