Espero que hayáis leído bien el título. En este post no vamos a hablar de cómo fijar un barco hundido al fondo del mar, no. Eso sería “fijación de PECIOS”, y no es el caso.

Esta entrada también se podría llamar «Los experimentos, con casera».

Supongo que fundamentalmente tendrá interés para quienes estén pensando en publicar sus libros en Amazon, aunque quizás me equivoque y los no-escritores encuentren también curioso el conocer los entresijos de la fijación de precios de ebooks en Amazon.

Desde que reedité en Amazon “Historias que no contaría a mi madre”, he estado leyendo sobre la experiencia de otros autores autoeditados, unos más exitosos, otros menos, para aprender de su trayectoria.

Le decía un tertuliano a otro:

Ayer estuve con una prostituta que tenía un cuerpazo.

¿Y cómo era de cara?

Carísima.

La teoría dice que en el mercado español la Disponibilidad a pagar del lector por un ebook de un autor desconocido es baja. Esto quiere decir que pocos lectores están dispuestos a pagar más de un euro o dos, con suerte.

El mercado yanqui, sin embargo, es otro cantar. Al parecer, los lectores del otro lado del charco asocian precio bajo con mala calidad.

Algunos escritores DIY (do it yourself) españoles han triunfado en este mercado, o sea, en Amazon.com (el único mercado en el que pueden plantearse rentabilizar su actividad creativa). Este es el sueño de cualquier escritor autopublicado. Ellos postulan que el “precio mágico” para atraer a los lectores americanos es 2’99 dólares.

El problema es que Amazon no te permite fijar precios diferentes en sus distintas plataformas, por lo que si pones el ebook a 2’99$ en Amazon.com, el precio en el resto de plataformas, como es el caso de Amazon.es, asciende a su equivalente en euros.

2’99 es el precio mínimo al que Amazon.com te permite obtener un 70% del precio de venta en lugar de un 30%, que es lo que recibe el autor por precios inferiores.

En España el número de lectores electrónicos aún no es muy alto, y el de lectores Kindle menos, y poca gente se toma la molestia de comprar un ebook en amazon y cambiarle el formato. Si a esto añades que, de los propietarios de kindle, solo algunos leerán el género en el que tú escribes, el mercado potencial es aún más sesgado.

Con afán experimental y para comprobar los cierto de estas afirmaciones, a principios de Junio decidí probar a subir el precio de “Historias que no contaría a mi madre” en Amazon.com a 2’99. Como consecuencia de esto, el precio del libro en amazon.com subió de 1 euro a 2’68 euros.

El resultado ha sido nefasto.

Las ventas se han paralizado en Amazon.es, y en Amazon.com han seguido como estaban, a cero, lo cual también es comprensible, dado que la temática y la forma en la que está escrito el libro serían complicadas de entender para estos lectores, al estar lleno de referencias locales, argot, etc.

CONCLUSIÓN: Si le arrancas las 8 patas a una araña, y la llamas para que venga, se queda sorda, o lo que es lo mismo: En Eppañña, salvo excepciones, impera el precio de 0’89 € para los ebooks, o como mucho precios inferiores a los dos euros.

Este precio podría ser rentable para escritores que publiquen muchas obras de corta extensión (cuentos o relatos largos) pero que no lleguen a la extensión de novela) o para los que publican las novelas por capítulos, aunque sobre esta última fórmula no tengo mucha información.

En el caso de novelas de más de 200 páginas, en las que se puede invertir entre 6 meses y 1 año de trabajo es una situación bien distinta.

Para ilustrar esto un poco con números, usaremos una plantilla de Excel, cortesía del blog

ingresosalcuadrado.com

Esta maravillosa plantilla, que cualquiera se pude descargar, permite calcular cuanto tiempo necesitaríamos para compensar la inversión que supone el tiempo invertido en un libro, considerando las horas que dedicamos al libro como horas en las que podríamos estar desempeñando nuestra actividad profesional de forma remunerada, a la tarifa por hora que nos paguen.

Personalmente, considero que este cálculo podría ser válido para autónomos, pero para personas contratadas por cuenta ajena no creo que sirva, dado que muchas veces tienen que echar horas extras que no se les pagan (como es mi caso), y a veces no les es posible encontrar un empleo complementario por la tarde o los fines de semana, que es el tiempo en el que uno se dedica a escribir, por lo que el tiempo dedicado a la novela normalmente es un tiempo que de todas formas no sería remunerado y que acabaría siendo dedicado a ver la tele o al noble arte del aliño de pepinillos.

También debo decir que, ya puestos a valorar, considero que es muy difícil medir el valor del tiempo libre, que, para mí, no tiene precio.

 

CASO DE UNA NOVELA EBOOK AMAZON       
         
INGRESOS        
 PVP0,89 €60% más barrato    
 Margen editorial0,27 €Para Amazon    
 Comisión escritor70%      
 Derechos para el autor / Unidad0,62 €Royalty     
         
 Unidades vendidasDerechos totales      
 10062 €Lo que lograrán el 80% de los titulos  
 250156 €Venta media por titulo publicado   
 1.000623 €      
 3.0001.869 €      
 10.0006.230 €      
         
GASTOS        
 Horas de trabajo escritor3603 meses, 6 horas al día durante 20 días/mes (200 páginas)
INPUT:Introduce aquí tu tarifa hora10 €Introduce aquí el coste de oportunidad de una hora de tu tiempo
 Total3.600 €      
         
RENTABILIDAD        
  Este es el número de ebooks que tendría que vender para  compensar el gasto que supone?      
 Punto de retorno (unidades vendidas)5.778#######Comparativo frente a caso Guía en formato papel
 Años necesarios (1.000 Unidades/año)5,8      

La conclusión de este cálculo es que, para una novela en la que se inviertan 360 horas de trabajo se necesitaría vender 5.778 ejemplares para compensar la “inversión”, y vendiendo 1.000 unidades al año, que ya es vender, deberían pasar 5.8 años para llegar a este punto.

Estos datos también nos conducen a una idea: Escribir a estos precios solo sería rentable para limpiabotas iraníes expatriados en España, aparcacoches toxicómanos (aunque creo que seguro que ganan más por hora aparcando coches que escribiendo, habría que hacer otro Excel para calcularlo), y monos titi vestidos de botones que desarrollen su actividad pedigüeña de forma autónoma, estén o no dados de alta en el RETA.

Siempre resulta incómodo hablar del aspecto crematístico del arte, pero es difícil que escribir en estas condiciones (0’89 céntimos de los que el autor percibirá un 30%) pueda convertirse en un modo de vida. Como mucho podría darte para unas cervezas, eso sí, sin tapas.

Eso nos llevaría a una segunda pregunta: ¿puede un escritor sobrevivir sólo a base de cerveza?

A Homer no creo que le importase mucho…

Y en este interrogante, ‘sólo’ puede ir con y sin tilde, dado que sería una dieta compuesta solamente de cerveza, y una vida de soledad pues, si dedicas 8 horas diarias a tu actividad profesional, y el resto de tu tiempo a escribir, tus relaciones sociales serán tan abundantes como las de un oso polar autista.

Al final tanta soledad acabó volviéndolo loco

Al final tanta soledad acabó volviéndolo loco

 

Estaríamos ante esa perniciosa enfermedad que se viene conociendo como “amor al arte”.

Lo bueno del asunto es que la cerveza fresquita entra muy bien.

Y tú, lector o lectora, ¿qué opinas? ¿Cuál sería tu disponibilidad a pagar por Imposible pero incierto? ¿Has tenido otra experiencia como autor o autora autopublicado/a?

Te animo a dejar tus comentarios para que todos podamos enriquecernos con tu opinión y experiencia.