Dicen que un ebook da su mejor rendimiento al año, es decir, que primero la gente tiene que leerlo, porque muchas veces lo compran, pero lo ponen en la cola de entrada.

Tiene la ventaja de que el tiempo cuenta a su favor, al no tener que venderse en un tiempo mínimo

El ebook tiene también que acumular comentarios (prueba social) para que la gente pueda tomar una decisión de compra ante un autor que desconocen, en fin, es una carrera de fondo, en la que cada paso importa.

Esto ya lo he comentado en otras ocasiones.

Porque, como decía Lao Tse, un camino de mil millas comienza con un primer paso.

Por eso, cada  vez que alguno de los lectores me impulsa, para dar un nuevo paso en ese cansado camino de mil millas, no puedo por menos que congratularme y agradecerlo.

De ahí surgen estas entradas, en las que el comentario de los lectores es el protagonista, para concederles su debida importancia.

Y es que, si bien este verano literario pintaba calma chicha, al final ha imitado al meteorológico, y una fresca y leve brisa está permitiendo atravesar esta época en la que todo parece detenerse.

Y si además el comentario es de un lector reincidente, doble satisfacción, pues significa que algo he hecho bien par que vuelva a recalar en estas páginas.

Así que agradezco a Ros sus generosas palabras, y espero haber podido aportarle algo positivo con mis humildes letras.

Hoy estoy tela de redicho.

Bueno, sin más dilación, como siempre, te dejo el nuevo comentario.

Muy divertido, 4.0 de un máximo de 5 estrellas, 30 de julio de 2014
Después de haber leído (y de que me gustase mucho) el anterior libro del autor “Historias que no contaría a mi madre”, decidí probar con éste. Por supuesto, no me decepcionó.
Muy divertido, mezclando el humor con el misterio y el terror. Con un estilo “lovecraftiano”, muy recomendable para los amantes de este género, sobre todo si has estado alguna vez en Córdoba o pretendes visitarla.