presentacion-libro-paranormal

El título de la entrada podría referirse a la foto que me hicieron para esta crónica de la presentación de Seres de otra dimensión aparecida en el diario Córdoba.

De todas formas, no está de más este consejo: nunca te pongas a tiro de un “fotógrafo” al que obligan a trabajar un viernes por la tarde y que se sacó el título con el curso CCC de fotografía.

Suele pasar esto:

foto-diario-cordoba-presentacion-seres-otra-dimension

“El dimensionalismo va a llegaarrrrhhh”

fuente: Diraio Córdoba/Manuel Murillo

Pero no, no va exactamente de eso.

En este artículo te cuento cómo la física cuántica ofrece resquicios por los que podrían colarse habitantes de dimensiones paralelas que hasta ahora habían sido confundidos con ovnis, extraterrestres grises o demonios visitantes de dormitorio.

Te revelo conceptos esotéricos que explicarían como algunas entidades podrían tomar forma en nuestra realidad a través de nuestra creencia en ellas.

Te resumo de forma simple conceptos como el experimento de la doble rendija o la paradoja del gato de Shrödinger.

Te cuento también en qué consiste la Teoría de la intrusión, una hipótesis que explicaría el origen de la mayoría de los fenómenos paranormales.

Y también te hablo sobre el humor, y sobre cómo a veces te puede jugar malas pasadas.

Creo que va a ser bastante divertido.

¿Te apuntas?

Seres de otra dimensión. Crónica de una presentación

La semana pasada presenté mi nuevo libro, Seres de otra dimensión, explorando lo inexplicable.

Mi presentador fue José Manuel Morales Gajete, escritor e investigador, que además es responsable de las rutas del misterio en Córdoba, con su empresa Córdoba Misteriosa.

En la presentación hice un breve resumen que explica en qué puedes basarte para investigar la posible existencia de seres de otras dimensiones.

Como siempre, intenté darle un valor añadido a los lectores / asistentes, tratando de crear un ambiente desenfadado en la presentación.

Sin embargo, no conté con que el rango medio de edad superaba los 60, y a lo mejor les daba cosa sonreír.

Una mentalidad chapada a la antigua quizá tenga grabado a fuego que un acto así tiene que ser algo “serio”.

Pero lo cierto es que todas las maravillosas personas que acudieron lo hicieron a pesar de la ciclogénesis explosiva que se género, haciendo que el clima bajara su temperatura de forma drástica, con lluvias intermitentes.

En fin, la buena suerte climatológica que me suele acompañar en esto eventos.

Y como suele venir siendo tradición, mi coneja se puso mala la noche de antes.

conejo-que-habla-humor

Creo que intenta darme un mensaje, pero no entiendo cuál.

A pesar de ello la presentación puede considerarse un éxito, había gente que incluso se tuvo que quedar de pie, muy a mi pesar, porque no había sitio, a pesar de las 49 sillas que la librería había dispuesto.

presentacion-libro-misterio-paranormal

El discurso incomprendido

No hay nada peor que un combate en el que das puñetazos a tu oponente y ves que no hay efecto.

Yo me sentí así.

Comencé a explicar mi discurso, en el que intentaba explicar qué me había motivado a creer los insólitos testimonios de los testigos y en qué me había basado para intentar explicar sus casos o, al menos, darles algo de verosimilitud.

Pero de vez en cuando intentaba caldear el ambiente con algún que otro chascarrillo.

Es en esos momentos, cuando miras al auditorio y ves sus rostros impertérritos, cuando empiezas a ponerte nervioso.

Por dios, que traigan una estufa, que el público está frío frío…

A mitad ves que una persona se levanta y se va de la sala.

Y entonces empiezas a soltar lo que tenías preparado a todo meter.

A posteriori, te enteras de que era la periodista que había ido a cubrir el evento.

Viernes por la noche, ya se sabe, hay prisa por llegar a a casita, así que tomas cuatro notas y a huir.

Menos mal.

Al menos dejó un sitio libre para que se sentara la gente que estaba de pie en el pasillo.

¿Pero qué fue lo que dije?

Bueno, a continuación te lo cuento.

Tanto si sientes curiosidad por ver cómo fue la presentación, como si te llama la atención saber en qué principios científicos y esotéricos puede basarse la teoría de la intrusión para explicar la existencia de visitantes de otras dimensiones, aquí puedes leer el discurso de presentación del libro.

En este texto intento argumentar el sentido de investigar sobre testimonios de personas que dicen haberse encontrado con seres extraños que podrían ser habitantes de otras dimensiones.

¿Qué indicios hay para creer que estas historias podrían tener una base sólida?

Pues tanto la ciencia como el esoterismo aportan algunas alternativas que podrían hacer cambiar nuestra percepción de la realidad, y que podrían dar pábulo a la existencia de estos habitantes de dimensiones paralelas que parecen visitarnos cuando menos lo esperamos.

Básicamente de eso iba el discurso.

Y de seres de otras dimensiones, y de chascarrillos sobre los nombres tan raros de algunos físicos y sobre como parece, por lo pintoresco de sus teorías, que antes de forumularlas fueron a pillar matute al políngamo.

Hazme el favor, léelo y me cuentas qué te ha parecido y qué cambiarías, que todavía tengo que hacer otras presentaciones.

Tan mal no debió de ir, porque al final libros firmé unos cuantos:

¿Existen los seres de otra dimensión?

Esto de publicar libros se está convirtiendo en una mala costumbre.

Y algunos con editorial y todo.

Y con una del grupo Planeta.
Lo mismo algún desaprensivo hasta empieza a llamarme escritor.

Hay gente para todo.

Lo bueno de esta mala costumbre es que así nos volvemos a ver las caras al menos una vez al año.
Lo malo es que, como el 90% vinísteis a la presentación del libro anterior, no puedo repetir chascarrillos.

Me gustaría empezar, como es de bien nacido, con los agradecimientos.

En primer lugar, agradeceros a vosotros que hayáis venido a compartir este momento conmigo.

En segundo lugar, agradecer a José Manuel su amabilidad, pues ha hecho un paréntesis en la escritura de su nuevo libro y con sus Rutas de la Córdoba Misteriosa,  para venir otra vez a presentarme un libro.
Agradecerle también su trabajo como investigador, que en parte he usado como referencia en este libro, reflejando algunos casos insólitos que él ha investigado.

En tercer lugar, aunque no están de cuerpo presente, me gustaría agradecer también a Lorenzo Fernández Bueno y a Laura Falcó la confianza que depositaron en mí al permitirme publicar con Editorial Luciérnaga.

Antes de proseguir, y por si algún despistado ha venido sin saber muy bien qué era esto, me presentaré, porque, como siempre digo, la pregunta “¿Quíén coño es este tío?” me parece bastante lícita.

Soy R. R. López. aunque la mayoría me conocéis por mi nombre no literario, que es Rafael, y elegí este seudónimo literario tan flichornoso (flipante+bochornoso) con la esperanza de emular a George R. R. Martin y a otros grandes escritores de fantasía que son superventas.

Y en algo lo he logrado.

Cada día estoy más gordo.

De lo de petarlo con los libros… bueno, se ve que el secreto no estaba en las iniciales, pero ya que llevo cuatro años así me quedo con el nombre.

Aclarados estos puntos, me gustaría explicaros el motivo para escribir un libro de esta temática y características.

Pienso que es importante conocer la motivación que hay detrás de las cosas, porque todo tiene un porqué.

Uno no se levanta un día de la cama y piensa: Voy a escribir un libro sobre seres extradimensionales, que me lo pide el cuerpo.

Con un tema como este, lo mejor que puedes conseguir es que la gente te mire raro.

Hablar de seres de otra dimensión puede parecer una gran ida de olla.

Cuando me planteé escribir otro libro de misterio, tuve que pensar un tema.

Al principio iba a escribir de diversas cuestiones curiosas que me llamaban la atención, algo así como una fritura variada de lo oculto, pero cuando llevaba 40 páginas, desde la editorial, sabiamente, me animaron a reconducirlo y dotar a todo el libro de un eje central, porque era un poco batiburrillo.

snuff-movies-reales

Entonces me puse a pensar qué podía aportar yo al libro, y qué tema podía ser ese.

Obviamente, el valor que yo puedo aportar frente a otros investigadores consagrados es mi punto de vista, algo de humor para hacerlos más amenos, y la fuerza de los testimonios que he recopilado.
Este libro ha surgido como consecuencia de mi curiosidad por estos temas, pero también por la amabilidad de aquellos que, tras leer mi otro ensayo sobre temas paranormales, Lo poco que sé del misterio, se animaron a contarme sus experiencias.

Concretamente, hubo dos testimonios que me impresionaron, casi por casualidad.

Dos personas que, a pesar de conocerse desde hacía décadas, nunca habían hablado entre ellos del tema, me confesaron haber tenido, ambos, por separado, encuentros en carretera con un extraño ser.

Ambos decían haber visto a algo a lo que en Marruecos llaman la Aisha Kandisha.

No me extenderé, por no destriparos el libro, pero básicamente es una versión del hombre del saco, pero en mujer, un ser legendario.

aisha-kandihsa-ser-otra-dimension

Un ser al que ambos vieron, pero cada uno de una forma. Ambas apariciones guardaban relación entre sí, pero tenían una forma distinta.

Ambos igualmente inquietantes.

Y lo mejor es que ambos, en aquel momento, estaban acompañados por al menos otras 2 personas que también lo vieron.

Así que, el principal motivo por el que he escrito el libro es para tratar de encontrar una respuesta a eso que vieron los testigos.

Porque, independientemente de las conclusiones que saquemos o de las teorías a las que nos acojamos, ya sean escépticas o no, eso no cambia la realidad de que ellos vieron algo, algo que les dejó una profunda huella.

Y no han sido los únicos.

Esto me llevó a un tema que siempre había querido tratar

La teoría de la intrusión

visitantes-otra-dimension

Esta es una hipótesis formulada por algunos investigadores que dicen que, todos o casi todos los fenómenos extraños, desde los ovnis hasta las apariciones marianas, pasando por fantasmas y visitantes de dormitorio, son una expresión de la misma cosa.

Una expresión, quizá, de esa cara oculta y esquiva de la realidad a la que algunas personas, sin saber cómo ni porqué, tienen acceso, encontrándose con lo absurdo, con experiencias inexplicables que marcan sus vidas.

Para quienes defienden esta tesis, todos estos fenómenos son manifestaciones de lo mismo, una extraña fuerza que coexiste con nosotros, y que se manifiesta sin que conozcamos muy bien el motivo, pues su lógica no es humana.

Y lo mejor es que mucha gente la ve, pero nadie la ha visto.

Nadie la ha visto porque adapta su imagen y la escenografía al gusto del consumidor.
Me explico. Cada testigo la interpreta según su universo simbólico y el contexto social y cultural  en el que se haya inmerso.

Así, las luces en el cielo que en la prehistoria se adoraban como dioses, pasaron a ser manifestaciones angélicas o marianas en la edad media y, en cuanto el hombre pudo concebir la posibilidad real y factible de viajar a otros cuerpos celestes como la luna, comenzaron a avistarse naves, en teoría provinientes de otros planetas.

¿Qué dice la ciencia de la existencia de seres de otra dimensión?

Para hallar una respuesta, comienzas a investigar.
Primero acudes a la ciencia.

Y te topas con la física subatómica.

Encuentras un experimento llamado “Experimento de la doble rendija”.

Voy a intentar explicarlo en mis cortas entendederas, y puede que cometa algún fallo de concepto, porque es cosa complicada.

Me consta que hay algún físico entre los asistentes, así que no os extrañéis si veis que se lleva las manos a la cabeza.

Este experimento dice que, si lanzas un electrón a través de una placa de metal con una rendija, y detrás pones otra placa, impactará en esta última pasando a través de la rendija.

Pero si pones una placa con dos rendijas, en la de atrás no obtendrás una sola imrpresión, sino varias, porque lo que se crea es un patrón de interferencias. Es decir, el electrón pasa por las dos ranuras.
Esto se debe a que los electrones pueden comportarse a la vez como un corpúsculo y como una onda.

Pero no queda ahí la cosa, cuando los científicos pusieron un dispositivo de medición frente a las dos ranuras, el electrón volvió a comportarse como corpúsculo, y pasó por una sola ranura.

Conclusión: el observador determina el comportamiento de las partículas a nivel cuántico.

Un electrón no está en un solo solo sitio, sino en un orbital de probabildad que colapsa concretándose en un punto del espacio cuando lo observamos.

O sea, que de alguna manera la conciencia del observador determina la percepción de la realidad, y puede que la configuración de la materia…

Luego llega un tío llamado Shchrödinger, que ese día tenía que llevar una tajada como un camión, y te dice que, si metes un gato en una caja con una ampolla con veneno, si esa ampolla tiene el 50% de probabilidades de romperse y liberar el veneno matando al gato, ese gato, hasta que tu no abres la caja, en realidad no está ni vivo ni muerto.

gato-schrodinger-otra-dimension-paralela

Y a en ese momento te estalla el cerebro.

Un tío con ese nombre no podía inventar nada bueno. Pobre gato.

Luego sigues y te llega un tal Michio Kaku, y piensas, ¿Quién es el cachondo que bautiza a los físicos?
Pues bien, el amigo Kaku que es catedrático de física en City College of New York, y es uno de los divulgadores científicos más conocidos del mundo, te dice que  el universo se compone de muchas dimensiones que tú no ves, y te cita a un premio Nobel de física, Steven Weinberg, (por fin uno con un nombre medio qué) que dice que el cerebro es como una radio que normalmente se conecta con nuestras 3 dimensiones, y que normalmente no percibe las demás porque está en decoherencia con ellas, es decir, que no las tiene sintonizadas.

michio-kaku-dimensiones-paralelas

Estoy un poco “más pallá que pacá”…

Pero según él, en determinadas circunstancias, como por ejemplo, ante la presencia de campos magnéticos alterados, el cerebro si podría “sintonizarlas”, y podríamos entrar en contacto con ellas.

Y dices: Joder, que me presenten al camello de esta gente, porque le da una mierda…
Y llegas a la conclusión de que la culpa de todo la tienen las partículas subtómicas, que son unas yeyes comunistas.

La teoría de cuerdas resuelve las incoherencias de los modelos físicos tradicionales, que no servían para explicar este comportamiento libertino  de las partículas subatómicas.

Al parecer, las restricciones que la física newtoniana impone a la materia no van con ellas.
Electrones, taquiones, protones y demás partículas, al parecer, son unos yeyes, y a nivel subatómico se comportan de forma diferente a lo esperado.

Luego vas y te das cuenta de que todo este tinglado de la teroría de cuerdas lo montó Ramanujan, que, además de retomar los nombres raritos, sentó la base de la teoría de cuerdas.

srinivasa-ramanujan
Teoría que dice que el universo es multidimensional.

Y resulta que era un indio que era tan pobre que no pudo ir a la universidad, y aprendió matemáticas de forma autodidacta con un libro que estaba anticuado para la época.

Fue un genio que, a lo largo de su vida, hizo más descubrimientos que todos los profesores de un departamento universitario juntos.

Consiguió trabajar en Cambridge, y Godfrey Harold Hardy, el metemático con el que trabajó, no entendía cómo Ramanujan podía hacer esos descubrimientos con las grandes lagunas que tenía en su formación.

Al parecer, este genio, inducía los desarrollos matemáticos a la inversa.

Esto es, primero obtenía el resultado, y luego empezaba a operar para llegar al principio del desarrollo matemático.

Se ve que no le escucharon.

El siempre contaba como lo conseguía.

Y lo mejor es que, el genial matemático que descubrió esta teoría, Srinivasa Ramanujan, decía que sus descubrimientos se los dictaban seres de otras dimensiones.
Sí.
Según Ramanujan, sus resultados no los deducía, le venían dados por una diosa del hinduismo, Namagiri, que se le aparecía en sueños y le transmitía los razonamientos matemáticos.

Pero, claro, ¿quién iba a creer a uno de los matemáticos más geniales que ha dado la humanidad?
Eso sí, sus fórmulas sí que es las creían.

¿Qué dicen los saberes esotéricos de la exitencia de seres de otra dimensión?

Luego te vas a las explicaciones esotéricas y te encuentras con Nicolas Roerich.

nicola-roerich-tulpa

Era un pintor, filósofo, escritor y arqueólogo ruso que, además, cuenta entre sus logros con la creación del primer convenio internacional sobre la protección de los tesoros de cultura, también conocido como el Pacto Roerich, y que sirvió de base para la «Convención Internacional de la Haya sobre la protección de valores culturales en caso de conflictos armados».

Y va este y te dice que vio en el Tíbet a los monjes hacer Tulpas.

Y tú piensas, será un dulce que se come allí, la versión tibetana de las tortas de Alcázar, y resulta que no, que es una técnica de meditación según la cual, si te concentras intensamente, puedes materializar una idea.

El tal Roerich decía que había visto materializar animales.

De la nada.

Si no fuera porque vivió en otra época, parecería que le pillaba al mismo camello que el Michio Kaku.
Y sigues tirando del hilo y ves que no es el único, que hay una señora francesa llamada Alexandra David-Néel, que fue la primera mujer en llegar a Lhasa, la tierra prohibida de los budistas, en 1924, y te dice que ella también vio a los monjes haciendo Tulpas, y te confirma que no eran tortas de Alcázar.
Así que ya empiezas a dudar de ti mismo y a creer, más si cabe, que puede haber algo detrás de eso tan increíble que te han contado los testigos.

Por lo tanto, con este libro intento haceros ver que quizá hay cosas que escapan a nuestra percepción, y espero que, si termináis de leerlo, vuestros esquemas sobre lo que es posible y lo que no se hayan visto, cuando menos, cuestionados.

¿Cómo he escrito este libro?

Para realizar este libro me he documentado ampliamente, pero también he recogido, como comentaba anteriormente, testimonios que ilustran los temas que aquí se tratan.

Aunque no ha sido fácil, he tratado de hacer un recorrido por los mismos de forma ordenada.

En primer lugar, me voy al origen mismo de nuestra consciencia, a la infancia, para tratar de averiguar si es cierto eso que dicen de que, cuando somos pequeños, nuestra consciencia no está tan limitada, y tenemos acceso a otras realidades.

Quizá, los amigos imaginarios de nuestros hijos, sobrinos y nietos, no son tan imaginarios como podríamos creer.

relato-corto-terror

Continúo explorando otras puertas que nos permiten acceder a estos reinos, como las Experiencias Cercanas a la Muerte.

Después, he tratado de hacer un recorrido por el mundo para recopilar evidencias dispersas que demuestran que, aquí y allá, hay casos muy extraños de difícil explicación.

Criaturas tan conocidas como el Mothman, u otras menos conocidas, como alguna leyenda marroquí, la Aisha Kandisha, que a alguno le ha dado un susto en la carretera.

Y es que parece que estos seres de otras dimensiones, a veces, han intercedido para que nuestra civilización prospere.

Al menos, eso pensaron algunos investigadores, como Salvador Freixedo, que compararó la historia sagrada de culturas tan diferentes como el pueblo judío y el azteca, separados geográficamente 10.000 kilómetros y por unos 3.000 años en el tiempo, encontrando similitudes muy inquietantes.

Quizá estos seres nos han manejado para su conveniencia.

Quizá son seres extradimensionales, entidades de realidades paralelas que interactúan con nosotros por un motivo que no podemos entender.

Pero no se limita ahí la cosa.

Otro desfile de seres extraños son analizados: los visitantes de dormitorio, la gente sombra, y un extraño invitado, el Slenderman, que ha llegado a nuestra cultura y subconsciente colectivo hace muy poco, pero que parece que tiene intenciones de quedarse.

seres-otra-dimension-gente-sombra

Ya se han registrado al menos 3 tentativas de asesinato en Estados Unidos por personas que decían estar influenciadas por este ser, originado como una leyenda urbana, y otros tantos dicen haberlo visto físicamente.

Para finalizar, decir que el libro, como en ocasiones anteriores, está tratado con un toque de humor, pero sin menospreciar estos temas.

Pienso que así será más llevadero para
los escépticos, y sobre todo, para la gente aprensiva.

Porque algunas de las entidades de otra dimensión que pueblan estas páginas son seres oscuros, y algunos de los casos reales que se cuentan son bastante inquietantes, y tampoco se trata de asustar a la gente.

Después de todo este viaje, parece que en vez de respuestas, me han surgido más preguntas:

La única conclusión cierta que he sacado después de toda esta investigación es que las entidades a las que más temo siguen siendo las Entidades Bancarias.

A esas sí que hay que tenerles miedo…

Si has llegado hasta aquí, lo mismo te he convencido para que te leas el libro.

Si quieres, puedes leer el primer capítulo aquí.

En cualquier caso, cuéntame qué te pareció el discurso en el hilo de comentarios.

Y ya sabes…

lista-correo-blog-terror-humor

boton-suscripcion