cancion-de-terror-iron-maiden

Por si llegas de nuevas, te cuento de que va esto. En esta sección del blog hablo de canciones que narran una historia. Considero que su letra resume dicha historia de forma magistral con una estructura completa de relato (inicio, nudo y desenlace), aun con las limitaciones de extensión que implica una canción.

Hoy les toca el turno a los británicos Iron Maiden.

Iron Maiden es un grupo que bebe bastante de fuentes literarias, por lo que tienen varias canciones que hacen referencia a libros concretos, como To tame a land, que está inspirada en Dune, o The Loneliness of the long distance runner, basada en el libro homónimo.

Pero esta que os traigo hoy es una historia original del grupo, y su letra bien podría haber sido un poema mítico de alguna antigua saga mitológica, pues cuenta una historia que habla de la lucha entre el bien y el mal, y consigue hacerlo creando un efecto bastante gráfico, evocador y atmosférico.

El vídeo, como muchos de los vídeos heavys de esta época, sigue la premisa “grabo un concierto, lo monto y chimpún”, pero con el valor añadido de unos efectos especiales flichornosos, como es el monigote del Eddie (la mascota insignia de los Maiden) borracho, un tío con un disfraz cutre de Satán, y una pareja que aportando al conjunto un toque surrealista.

No tiene desperdicio.

 

Infortunio para la Tierra y el Mar, pues

el demonio envía a la bestia con ira

porque sabe que queda poco tiempo…

Dejad que aquellos que tienen discernimiento

calculen el número de la bestia,

porque es un numero humano.

Su número es seiscientos sesenta y seis

(Apocalipsis Capitulo XIII versículo 18).

 

Me fui solo, tenía la mente en blanco.

Necesitaba tiempo para pensar

y recuperar los recuerdos de mi mente.

 

¿Qué fue lo que vi? ¿Puedo creer

que lo que vi esa noche era real

y no solo una fantasía?

Lo que vi en  sueños pasados,

¿eran reflejos de mi retorcida mente

Devolviéndome la mirada?

 

Porque en mis sueños, siempre esta ahí,

El malvado rostro que retuerce mi mente y me lleva

a la desesperación.

 

La noche era negra, resistirse era inútil,

tenía que  ver si había alguien vigilándome.

En la niebla figuras oscuras se mueven y se retuercen.

¿Era todo real, o sólo una especie de infierno?

 

666 el numero de la bestia

Infierno y fuego engendrados para ser liberados.

 

Las antorchas brillaban

y se rezaban  cánticos sagrados

mientras empiezan a gritar, manos alzadas al cielo.

En la noche, los fuegos arden  brillantes.

El ritual ha empezado, el trabajo de Satán está terminado.

 

666 el numero de la bestia

El sacrificio se está llevando a cabo esta noche.

 

Esto no puede continuar,

tengo que informar a las autoridades.

¿Sigue siendo real o solo un sueño demente?

Pero me siento arrastrado

hacia las hordas que cantan.

Parecen hipnotizarme… no puedo evadir sus ojos

 

666 el numero de la bestia

666, el único para ti y para mí

 

Volveré, regresaré.

Y poseeré tu cuerpo y te haré arder.

Tengo el fuego, tengo la fuerza

Tengo el poder para hacer que mi maldad

siga su curso.

 (Steve Harris / Stephen Percy Harris)

 Si te ha gustado el artículo, no olvides compartirlo, y si te animas, cuéntame en el hilo de comentarios cuál es tu canción/historia favorita.