comedias influyentes de los años 80 y 90

En este blog, como sabes, te hablo de historias de terror, humor, ficción absurda y ficción transgresiva. Y cuando digo historias, no solo me refiero a libros, sino a historias en cualquier formato. Hoy volvemos a tocar el tema de la comedia, concretamente tres comedias del siglo pasado (qué fuerte, poder usar esta expresión me hace sentir antediluviano) que quizá no conozcas y que me influyeron e inspiraron, algunas de forma consciente, de otras me he dado cuenta con el tiempo, a la hora de escribir mi primer libro humorístico.

Son tres películas que, si te gusta el cine de humor, no te deberías perder…

Pero primero, déjame contarte como me surgió la idea para este artículo.

El primer libro que publiqué (y que ya sabes que puedes descargarte suscribiéndote al blog), Historias que no contaría a mi madre, se divide en cuatro historias.

Aunque podría clasificarse como un libro humorístico de forma general, en realidad sus diferentes historias, a pesar de estar interconectadas, tener continuidad entre sí y compartir personajes, pertenecen a subgéneros diferentes.

El primer relato, Aventuras bizarras, es un claro ejemplo de ficción absurda (en este otro artículo puedes conocer más a fondo en qué consiste este subgénero literario).

La segunda, tercera y cuarta historia podrían calificarse como ficción satírica y transgresiva,  aunque en un principio, por desconocimiento de estos dos géneros, hubiera quien las ubicó en el realismo sucio.

El otro día volví a ver una película, una antigua comedia de los 80, todo un clásico, de la que apenas tenía recuerdo, pero que sabía que me había gustado mucho.

Pensando en películas similares, otro film vino a mi mente. Tras el visionado de la primera, me di cuenta de cómo ambas me habían influido a la hora de escribir la segunda de las historias que componía el libro, Cita a Tientas.

Por último, recordé una tercera película, muy similar a las dos anteriores, y me di cuenta de que también ella me habían inspirado ideas para escribir mi primer libro humorístico.

¿Qué películas inspiraron mi primer libro humorístico?

Se habla de ficción absurda cuando hay elementos fantásticos, pero a mí me gusta también pensar en el género como una ficción que, sin entrar en elementos irreales o de fantasía, narra situaciones improbables e inverosímiles pero que podrían pasar, y cómo la acumulación de las mismas va retorciendo la realidad hasta convertirla en un absurdo, algo verosímil y que a veces ocurre de forma casual.

Supongo que todos tenemos historias así.

Y estas películas son un ejemplo magistral de historias que logran que personajes normales acaben viviendo las más disparatadas aventuras en entornos que , a priori, son de lo más cotidiano.

¡Jo, qué noche! (1985)

clásico de humor de los 80

Todo un clásico del cine de los 80 que no deberías perderte. Dirigida nada más y nada menos que  por Martin Scorcesse, esta comedia negra negrísima cuenta las peripecias de un joven empleado de una compañía de tecnología informática que conoce a una extraña y atractiva chica en una cafetería.

Esa noche queda con ella para ir a su casa, lo que le llevará a verse envuelto en una serie de desquiciadas circunstancias en el que entonces era uno de los peores barrios de Nueva York: el Soho.

Fue estrenada en 1985, y nominada a la Palma de Oro (mejor película) en el Festival de Cannes (junto con el cordero lechal y la ternera Kobe [a ver si eres capaz de pillar el chiste y no abandonar la página ipso facto]).

Solo recordaba el detalle de que Rosanna Arquette  le contaba al sorprendido protagonista cómo su ex marido estaba obsesionado con El mago de Oz, y cuando alcanzaba el orgasmo no podría evitar repetir de forma inconsciente “Ríndete Dorothy”.

Imagínate el impacto que pudo tener en la mente de un chico de 11 o 12 años.

Pero por lo que más me impresionó fue por la capacidad de la historia para ir encadenando casualidades y hechos fortuitos que van decantando el desarrollo de los acontecimientos hacia el más absoluto de los absurdos, pero de una forma magistralmente verosímil, combinando el humor con la tensión y el peligro para el protagonista.

De aquí, ahora me doy cuenta, surgió mi inspiración para la primera historia  de Historias que no contaría a mi madre, Aventuras bizarras, en la que dos amigos acuden al piso de una tercera persona, sin imaginarse que esto les pondrá en una comprometida y peligrosa situación.

También el hecho de que se trate de una cita con una mujer excéntrica y sensual se ve reflejado en el segundo capítulo del libro, Cita a tientas.

En cualquier caso se trata de una película trepidante y divertidísima en la que llegarás a pasarlo mal si eres capaz de meterte en la piel del personaje.

Viéndola, aparte de descojonarme con las pintas y la tecnología “megalítica” de los 80, me di cuenta del atraso que teníamos en España en aquella época respecto a Estados Unidos.

El título original, After hours, lo dice todo, pues la película en parte habla de como ya en aquella época, gracias a la existencia de este tipo de garitos, que tardaron en generalizarse en nuestro país, uno podía pasarse toda la noche de fiesta interactuando con todo tipo de tribus urbanas y en los más variopintos ambientes.

Cita a ciegas (1987)

Comedia de los 80 cita a ciegas

Todo un clásico de esta década protagonizado por dos intérpretes que en su época fueron sex symbols, y que estaban en la cúspide de sus carreras:

Kim Basinger y Bruce Willis.

Fue mi principal fuente de inspiración para el segundo de los relatos que componen Historias que no contaría a mi madre, que intenta rendirle homenaje: Cita a tientas.

Al igual que en mi relato, el protagonista tiene una cita a ciegas con una chica de bastante buen ver, pero cuya intolerancia al alcohol hará que el curso de los acontecimientos descarrile dando lugar a todo tipo de situaciones entre lo grotesco y lo cómico.

Persecuciones, peleas, y situaciones de lo más incómodo pondrán a prueba el ingenio y la paciencia del protagonista.

Esta película tiene algunos detalles de un humor muy surrealista, como la alarma James Brown para el coche que anuncian por la radio al principio de la película.

Al final acaba pecando un poco de comedia romántica, con todos los elementos del canon, incluida acción final precipitada por parte del protagonista para redimirse y recuperar el amor de la partener femenina, pero te aseguro que cumple muy bien para pasar un par de horas divertidas.

Cita misteriosa (1991)

película humor cita misteriosa

Entramos por poquito en la década de los 90, donde tuve la oportunidad de ver en Canal + esta película que quizá no es tan conocida como las dos anteriores, pero que en lo que a desfase se refiere no tiene nada que envidiarles.

Esta combina la comedia con dosis de acción pura y dura, sin dejar de lado las situaciones de enredo. Para Cita a tientas tomé este elemento, el de la acción desbordante y la persecución de los personajes por parte de unos mafiosos.

Para que te hagas una idea, esta es la sinopsis de la película (por cortesía de filmaffinity):

El amable Tom (Ethan Hawke) está obsesionado con su hermosa vecina Geena (Teri Polo), pero es demasiado tímido para pedirle que salga con él. Por suerte el hermano mayor de Tom acude en su ayuda para organizar la cita y echarle una mano, además de prestarle dinero, su coche, su tarjeta de crédito y su traje. Pero antes de que la pareja haya podido pedir los entrantes, una confusión de identidades convierte la cita de ensueño de Tom y Geena en una pesadilla. Muy pronto, un malvado jefe criminal, un transportista trastornado y un par de policías corruptos persiguen a Tom, dispuestos a acabar con algo mucho más serio que el romántico ambiente de velada…

De la película tengo un grato recuerdo, con una escena en la que el protagonista se mete sin querer en un concierto del grupo Gwar que es una puta locura.

Gwar-cita-misteriosa-comedia

Y para muestra un botón: el conciertito en el que se meten los protagonistas…

Así que ya sabes, si mezclas estas tres películas con un poco de costumbrismo ibérico, lo agitas bien y la sirves en Andalucía, tendrás una idea aproximada de algunas de las historias que transcurren en Historias que no contaría a mi madre.

Y si quieres comprobarlo por ti mismo/a te recuerdo que puedes descargarte el libro suscribiéndote al blog por email, tal y como te indica esta imagen, o también puedes descargar un extracto con el segundo relato, Cita a tientas, aquí. 

libro-humoristico-para-descarga

suscribete_boton

Si te dan cargo de conciencia las descargas gratuitas o crees que me presentaré en el bautizo de tu primogénito reclamándolo como pago, el libro también está disponible en Amazon