POR QUÉ DEJÉ DE LEER 50 SOMBRAS DE GREY

POR QUÉ DEJÉ DE LEER 50 SOMBRAS DE GREY

  Solo un par de apuntes: empecé a leerme esta novela, pero me ha resultado un pestiño mortal. Independientemente de las introspecciones interminables e inseguridades plasmadas en interminables soliloquios mentales de la protagonista, la novela tiene fallos muy obvios...

ECOS DEL PASADO

Bueno, he recuperado para la ocasión del mar de ciberpecios de internet este artículo que dedicaron a la presentación del libro en la ahora desaparecida librería Anaquel. Toda una reliquia. Rafael Robles ambienta en Córdoba una historia fantástica y satírica ( Diario...