Monstruos-Mundodisco

imagen: www.paulkidby.com

 

 

Como sabes en este blog trato los géneros que principalmente trabajo, el terror, la ficción absurda, el humor y la ficción transgresiva.

A menudo suelo analizarlos, y buscar puntos comunes entre ellos.

Hoy vengo a hablarte de la peculiar forma en la que Terry Pratchett incluyó la imaginería de la literatura de terror en su obra.

Por que sí, en los libros de Mundodisco hay elementos extraídos de la mitología del terror, y no solo el terror clásico.

Eso sí, el enfoque inigualable del Hombre del sombrero hacía que al final no dieran nada de susto. Por eso lo de “¿terror?”.

¿Te atreves a repasar los monstruos de Pratchett conmigo y la influencia que el género de terror ha tenido en su obra?

¿Quieres saber que tenía en común su obra con la de, por ejemplo, H. P. Lovecraft?

Si eres lector de Pratchett ya sabrás que normalmente usaba cada uno de sus libros para parodiar algún aspecto de nuestra sociedad, y para ello solía usar como trasfondo un tema o subgénero dentro de la literatura fantástica.

En mis primeras lecturas de Mundodisco (El color de la magia, La luz fantástica, Mort, Rechicero, Imágenes en acción, ¡Guardias, guardias!) vi que se hacía referencia a algunos elementos que recordaban a los mitos de Cthulhu, pero recordaba más a las obras de espada y brujería en las que Robert E. Howard introducía algún préstamo de las obras de Lovecraft, en el sentido de que normalmente era un bárbaro el que se enfrentaba a una criatura tentacular, o eran los magos de la universidad invisible los que tenían que lidiar con las dimensiones mazmorra.

Pero hablando con un amigo que es un lector ávido de Pratchett, este me reveló que en otros libros, como la saga de la guardia, salían también vampiros y otros seres más propios de la literatura de terror.

Quizá esta fue una de las razones por las que me animé a retomar esta saga, de la que ya llevo leídos Hombres de armas (aquí su reseña),  Pies de barro (aquí tienes su reseña), Voto a bríos (reseña aquí) y El quinto elefante.

Tenía curiosidad por ver cómo introducía Pratchett este género en su obra.

Esto fue lo que encontré.

Überwald, elementos del terror clásico estilo Hammer

Existe una región alemana de verdad que se llama así, Überwlad, una zona boscosa al sureste del distrito de Bergstraße district en el estado de Hesse, Pratchett.

Sin embargo, Pratchett le dio ese nombre a una región del Disco por un juego de palabras, puesto que Überwald significa (‘über den Wald’) sobre el bosque, pero el quería hacer referencia a Transilvania (que literalmente significa ‘más allá del bosque’), que era el nombre que los primeros viajeros dieron a esta región de Rumanía en documentos escritos del siglo XIII.

Los alemanes llamaban así a Transilvania en aquella época.

Y esta región es la cuna de los hombres lobo y vampiros en el Mundodisco.

Sin embargo, no son estos los únicos no-muertos que pueblan el Disco:

Banshees, hombres del saco, ghouls o gules, fantasmas, momias y  zombis son otras de las razas no muertas que puedes encontrar en este universo.

Así retratan a los Banshees en una de las adaptaciones cinematográficas de la obra de las novelas de Mundodisco.

going-postal-gryle

Por supuesto, estos monstruos son tratados con total naturalidad en este mundo, llegando a ser ciudadanos normales que pueden formar incluso parte de la Guardia Nocturna de Ankh-Morpork, una de las ciudades estado más grandes del Disco y escenario de la mayoría de las novelas.

Son, por lo tanto, despojados de cualquier elemento terrorífico, dado que ni el tono ni la narración de Pratchett dan pie siquiera a ello, siendo en su mayor parte otro elemento de parodia de género más.

vampiros-mundodisco

imagen: www.paulkidby.com

Otro elemento que usa Pratchett del folclore medieval son los Golems, humanoides de barro creados por sacerdotes de alguna religión, que son animados al depositar en su interior unas palabras mágicas escritas en un pergamino, que forman parte esencial de la novela Pies de Barro.

Esta era una leyenda judía, que tuvo su máximo exponente en la leyenda del golem de Praga.

Las dimensiones Mazmorra, Horror cósmico y terror Lovecraftiano en el Mundodisco

Cuando escribí Imposible pero incierto (una novela de horror có[s]mico) me preguntaba si habría escrito el primer libro de ficción absurda lovecraftiana, por mezclar el humor con la mitología y seres creados por Lovecraft y el círculo de escritores que lo siguieron en sus mitos de Cthulhu.

Sin embargo, reflexionando, me di cuenta de que Pratchett hace muchas referencias a H. P. Lovecraft en su obra.

No es de extrañar, al ser Lovecraft una de las referencias de la literatura inglesa en lo que a terror y género fantástico se refiere.

Algunos llaman a estas referencias namedropping, que significa simplemente salpicar nombres lovecraftianos aquí y allá, pero yo creo que el Mundodisco (y esta es mi opinión) sí tiene elementos suficientes para considerar que Pratchett hizo parodia del género del horror cósmico Lovecraftiano, y por supuesto digo parodia, y se limitó a esto porque, de nuevo, el autor carecía por completo de la intención hacer una narración que fuera terrorífica en tono o atmósfera.

¿Y dónde está Lovecraft en todo esto?

Para empezar, con frecuencia se hace mención en los libros de Pratchett a las criaturas de las dimensiones mazmorra, que están amenazando con irrumpir en el Mundodisco para arrasarlo, y están claramente inspiradas en los primigenios y los dioses exteriores del panteón Lovecraftiano.

Es la clásica temática Cthuliana de horrores indescriptibles de otras dimensiones que están esperando a que las puertas dimensionales se abran para acabar con nuestro el mundo.

Y en un Mundo con unos magos tan torpes como los de La universidad invisible no son pocas las ocasiones de las que disponen.

rincewind-dimensiones-mazmorra

imagen: www.paulkidby.com

Pratchett también parodia el Necronomicon, cuyo trasunto en el Disco es el Necrotelecomnicon, un grimorio que contiene hechizos para contactar con entidades sobrenaturales como los dioses o la misma Muerte.

Este libro fue escrito por le místico Klatchiano  Achmed el Loco (en clara referencia al poeta árabe loco Abdul Alhazred), que perfería que lo llamaran Achmed “el que tan solo tiene estos dolores de cabeza”, y que también es autor de El libro de de historias graciosas de gatos de Achmed “el que tan solo tiene estos dolores de cabeza”, cuya escritura fue la que lo volvió loco en realidad.

Lo escribió tras tomar demasiado café Klatchiano.

También se conoce como Paginarum Fulvarum, que en latín significa ‘el libro de las páginas amarillas’, lo que puede ser otra referencia lovecraftiana, a el libro El rey de amarillo, que es una obra de teatro maldita que vuelve loca a la gente en la mitología lovecraftiana, porque está relacionada con el dios Hastur el innombrable (¡Ahí va, se me ha escapao!)

Al igual que el maldito volumen Lovecraftiano, el Necrotelecomnicon vuelve loco con su saber impío a todo aquel que lo lee, excepto al bibliotecario de la universidad invisible, que por ser un orangután es inmune a este efecto si usa un visor de cristal ahumado como protección.

Luego tenemos a Bel-Shamharoth, el devorador de almas, un ser enorme con docenas de tentáculos que casi acaba con Rincewind y Dosflores en El color de la magia, y que se inspira directamente en criaturas de los mitos de Cthulhu, como los Shoggoths o algunos dioses primordiales.

Es uno de los seres más antiguos del Mundodisco, que “ya estaba aquí cuando aún no era aquí”.

Este tipo de paradoja nos recuerda a criaturas como Azathoth, el dios ciego e idiota que danza en el centro del universo y que lo destruiría todo de ser despertado o a Yog-Sothoth (vemos como el nombre compuesto también es una referencia), que es la Puerta y La llave, pues él mismo es la puerta que abre las dimensiones para que los dioses exteriores vengan.

Bel-Shamharoth

imagen: www.paulkidby.com

 

Otra referencia clara a Azathoth la tenemos en Io el Ciego, dios que reside con Cori Celesti, y que fue el jefe de los dioses (al igual que Azathoth es el sultán demoníaco de los dioses exteriores y de los primordiales)

Una referencia tangencial a los mitos, y digo tangencial porque no sale directamente de la pluma de Pratchett, la encontramos en el videojuego Discworld Noir, ambientado en el Mundodisco, en el que aparecen tanto el Trapezoedro Radiante (un préstamo directo del Trapezoedro Resplandeciente lovecraftiano)  como el dios Nylonathatep, que es al Nyarlathotep de los mitos de Cthulhu lo que Riki Rouse y el Pato Monald son a Disney.

unespeakable-vault-of-doom-Discworld

François Launet ya ha jugado en sus chistes gráficos con esta interconexión entre Mundodisco y el universo Lovecraftiano

Otras menciones Lovecraftianas en el universo de Munodisco son “The insider”, que no sé cómo lo habrán traducido al español, pero hacer referencia al relato de lovecraft El extraño (The outsider),  C’hulagen (juego de palabras entre ‘Cthulhu’ y ‘hooligan’). Ambas aparecen en la novela Ritos iguales.

También se hace mención a Tshup Aklathep, el Sapo Estelar infernal con Un Millón de Retoños, que tortura a sus víctimas enseñándoles las fotos de todos sus nietos hasta que sus cerebros implosionan, y que tiene todas las papeletas de ser una fusión de Shub-Niggurath, la Cabra negra de los bosques que tiene mil retoños, con Tsathoggua, el dios que vive en los abismos subterráneos y que tiene la apariencia de un ser monstruoso mezcla de un sapo y un murciélago.

Pero la referencia más clara, en apariencia velada para los legos en la materia, pero evidente para los entendidos de la obra de Lovecraft, la encontré en su novela Voto a bríos.

En este libro de Pratchett, dos barcos de pescadores de reinos diferentes encuentran una isla que acaba de emerger de la nada, una isla con construcciones, como si fuera una antigua ciudad sumergida.

La disputa por la soberanía de este trozo de tierra ocasionará un incidente internacional que podría conducir a una guerra y aun choque de culturas.

Cuando comencé a leerlo, obsesionado como estoy, me dije: Esta isla me recuerda a la R’lyeh de la llamada de Cthulhu.

Pero al rato pensé que no sería así.

Sin embargo, conforme avancé en la lectura, descubrí este fragmento, para mí lo más Lovecraftiano que he leído hasta el momento en toda la obra de Pratchett:

«A la luz de la tormenta, la ciudad tenía un aspecto maligno en extremo. Había ciertas cosas que podía identificar: columnas y escalinatas y arcos y cosas por el estilo, pero había otras… se estremeció. Parecía como si en algún momento alguien hubiera intentado añadir toques humanos a unas estructuras que ya eran ancestrales por entonces…

Era debido a su hijo que todo el mundo pasaba la noche en las embarcaciones. Aquella mañana una partida de pescadores de Ankh-Morpork había tocado tierra en busca de los montones de tesoros que todo el mundo sabía que plagaban el fondo del mar y lo que habían encontrado era un suelo de azulejos, limpiado por la lluvia. Los bonitos cuadrados azules y blancos formaban un dibujo de olas y conchas y, en el medio, un calamar. Y les había dicho: —Parece muy grande, papá. Y todo el mundo había mirado a su alrededor, hacia los edificios cubiertos de algas, y había compartido el pensamiento, que nadie decía en voz alta pero que se componía de muchos pensamientos pequeños, como las ocasionales ondulaciones de los estanques, y como los débiles chapoteos en las oscuras aguas de los sótanos que hacen que la mente piense en garras removiendo las profundidades, y en las cosas extrañas que la marea arrastra a veces a las playas o que aparecen en las redes de pesca.

A veces se tiraban cosas por la borda que harían a un hombre dejar de comer pescado para siempre. Y de pronto nadie quiso seguir explorando, por si acaso encontraban algo.

Sólido Jackson volvió a meter la cabeza bajo la lona.

—¿Por qué no nos volvemos a casa, papá? —preguntó su hijo—. Has dicho que este sitio te daba repelús.

—Muy bien, pero es repelús de Ankh-Morpork, ¿lo entiendes? Y ningún extranjero le va a poner las manos encima.

—¿Papá?

—¿Sí, hijo?

—¿Quién era el señor Hong?

—¿Cómo lo voy a saber?

—Es que cuando estábamos todos volviendo a las barcas uno de los otros hombres ha dicho: «Todos sabemos lo que le pasó al señor Hong cuando abrió el bar de pescado para llevar Tres Propicia Suerte en noche de luna llena y en el sitio donde había estado el viejo templo al dios-pez de la calle Dagón, ¿verdad…?». Pero es que yo no lo sé.

—Esto… —Sólido Jackson vaciló. Pero Les ya empezaba a ser mayor…—Pues… que cerró y se marchó con un poco de prisa, hijo. Con tanta prisa que tuvo que dejar atrás algunas cosas.

—¿Como qué?

—Ya que quieres saberlo… Medio agujero de la oreja y un riñón».

Parece un microrrelato incluido dentro del libro como una especie de homenaje en toda regla a H. P. Lovecraft.

 Al menos para mí, esta es una razón más para disfrutar del magnífico universo creado por Pratchett, tan rico en influencias y referencias.

Y tú, qué opinas, ¿te gustan las referencias que Pratchett hace a otras obras de fantasías y terror o a mitos clásicos de todas las culturas?

¿Qué libros suyos has leído? ¿Cuáles te gustaron más?

Cuéntamelo, si te apetece, en el hilo de comentarios.

Y si conoces a alguien a quien le guste tanto el Mundodisco como Los mitos de Cthulhu, no dudes en recomendarle este artículo,.

Compartir (en redes sociales, por ejemplo) es vivir, y me estarás ayudando a hacer llegar contenidos como estos a más gente.

Y si no quieres perderte actualizaciones como esta, y además recibir gratis en tu email el libro de terror, humor y ficción absurda Historias que no contaría a mi madre …

Descarga historias que no contaría a mi madre

suscribete_boton

… y además onemoretime, poder leer por capítulos mi nueva novela de ficción absurda, terror y fenómenos paranormales, suscríbete al blog por email.