LA SEGUNDA RESEÑA DE LA TRILOGÍA QUE NUNCA DEBIÓ SER UNA TRILOGÍA

A petición de Cris, aprovecho para continuar la reseña que ya hice en su día de las dos primeras partes de El Hobbit (y que, si gustas, puedes leer aquí) y así cierro el ciclo.

De nuevo, tomando ventaja de las circusntancias vacacionales de estas fiestas fui al cine, como friki irredento que soy, a ver El hobbit: La batalla de los cinco ejércitos.

LA BATALLA DE LOS CINCO EJÉRCITOS

A pesar de que en esta entrega tampoco me he librado del tenebroso parecido de Thorin con Tino casal, que me hacía temer que en cualquier escena se arracanra a cantar “Champú de huevo”, la verdad es que disfruté viéndola, y como siempre la ambientación, paisajes y demás está cuidada al detalle, lo que es una maravilla para cualquier fan de la obra de Tolkien.

Sobre todo disfruté con la trama secundaria de la expulsión de Sauron de Dol Guldur. Cuando vi al agente Smith, perdón, a Elrond y a Saruman dandole a los Nazgul ostias como panes, y a Galadriel en plan chungo, la verdad es que me vine arriba.

MOMENTOS FLICHORNOSOS DE LA TIERRA MEDIA

Ahora bien, y esto es lo que motiva el título de esta entrada, hay determinados elementos que los guionistas se han obcecado en mantener, y que hacen que, por momentos, a este gran film se le pueda aplicar el epíteto de flichornoso (flipante+bochornoso).

Solo se me ocurren 3 motivos por los que los guionistas podrían haber hecho esto

1. Estaban borrachos

2. Cuando se descuidaban, la hija pequeña de alguno de ellos cogÍa el ordenador de su padre/madre a escondidas y metía escenas extra sin que se dieran cuenta. Luego las rodaron, y cuando estrenaron la pelicula dijeron: ¿Córcholis, de dónde cojones ha salido esta mierda? Bueno, ya que está rodada, la dejamos.

3.Querían hacer un homenaje a La Hora chanante.

Si no, no se explica.

Todo empezó en la escena en la que los guionistas dejan claro que han decidido seguir con la absurda historia Romeojulietesca del enano y la elfa que querían emular al caniche y la pastora alemana en celo.

En ese momento  escuché un cruijido en el cine. Era Tolkien removiendose en su tumba.

Tolkien removiendose en su tumba

Tolkien removiendose en su tumba

Cada vez  que mentaban a la los enanos Kili, Fili y… no podía evitar la sensación de que se habían olvidado de su prima Pili y sus amigos Mili y Banili.

Mili y Banili, enanos de las montañas tostadas.

El hecho de que, por darle espectacurlaridad  y un giro de guión chungo, pusieran a un Azog el profanador con propulsión a chorro capaz de salir volando del agua rompiendo una capa de hielo, también me pareció una ida de pinza de las buenas. Las alubias de mordor es lo que tienen. Son muy potentes.

Azog "el fumigador"

Azog “el fumigador”

La escena neurótica en la que Bardo le dice a su hijo “Ben, márchate”, y el muchacho loco perdido, también tuvo su gracia.

Cuando se carga al dragón con su arco desmontable del Decathlon, así en plan redecilla de ping pong que la pones en cualquier lado, ya empieza uno a pensar que los guionistas estaban colocadillos.

Pero lo peor es cuando finalmente se confirma la ida de pinza de los guionistas sicotrópicos, y efectivamente la elfa tiene su escena romántica con Kili.

La película es normal hasta que llegan esta parte y los diálogos se convierten en conversaciones para besugos en toda regla, tan solo igualados por algunos parlamentos de la inefable Beowulf, protagonizada por Cristopher Lambert, la única película en mi vida que me ha hecho plantearme seriamente la opción de salirme del cine.

Ejemlo no literal:

Tremenda de perdidos (a Thranduil): Esta vez no vas a dejar a los enanos.

Thranduil: ¡Pero qué me estás contando Marlon Brando!

Tremenda de perdidos: Si no conoces el amor no merece la pena vivir.

Thranduil: WTF? ¿Qué sabrás tú lo que es el amor, pervertida folla enanos?

Tremenda de perdidos (llorando): ¡Tú no conoces el amor!

Tras escribir esto ingresaron al guionista con una embolia serevral.

Cuando lo matan, ya puestos a inventar, podian haber hecho que el enano le dijera a la tremenda de Perdidos:

—Cada vez que me eches de menos, cierra los ojos, e introducete la tercera falange del meñique por cualquier orificio, y será como si me tuvieras dentro de ti.

Se podría hacer como hizo kevin Smith con la pelicula La Amenaza fantasma, de la cual hizo su propio montaje eliminando por completo de la película las escenas en las que salía Jar Jar Binks sin que la trama se resintiera lo más mínimo (despertando la ira de George Lucas), y quitar todas las escenas del romance elfa-enano, y quedaría una película perfecta.

Lo cual nos lleva a la conclusión de que, de la trilogía de El Hobbit, en lugar de una versión extendida tendrían que sacar una versión reducida.

Sin embargo, al terminar de verla no pude evitar una profunda melancolía al pensar que ya no habría más películas de la Tierra Media, aunque me da que lo mismo hacen una serie para televisión basada en El Silmarilion.

Aunque como no se lo curren y sea igual que el libro, podría salir un buen pestiño.

Aún así, como buen freak, la vería

¿Y tú?

Y para terminar, en homenaje al buen rato que nos han hecho pasar estas películas, te dejo esta canción de El Reno Renardo, a modo de sentido homenaje

[youtube=http://youtu.be/U-RtO3bjVac]

Cuéntamelo en el hilo de comentarios, y no olvides compartir en las redes sociales usando los botones que tienes debajo.

Gandalf te lo agradecerá.